jueves, noviembre 02, 2006

La flor de los celos

Los celos no son más que un sentimiento sin vida, sin razón de existir, solo están ahí para dañar a las personas en las que están incrustados.

Hay que pensar y valorar los sentimientos de la persona que te ama. Si te ama no tienes de que preocuparte. Y si verdaderamente lo amas, no tiene él por qué oír esas voces creadas por la brisa de las flores.

Hay una espina que se clava en el corazón... esa espina proviene de una flor llamada "duda", y el veneno que desprenden las espinas al incrustarse en el corazón, deja un dolor inmensamente grande y una cicatriz en los tres tesoros más bellos y más importantes del ser humano: el corazón, el alma, y el recuerdo.

No dejes que tus tesoros queden marcados por el resto de tus días, de tu historia en la tierra, y en el mapa del amor. Vive el tiempo con la persona que amas, no dejes que esta flor, de pétalos grises y espinas filosas, se plante en el jardín de tu relación.

El amor esta hecho a base de confianza y si esta no existe o está a prueba, el amor no está presente o ya se ha acabado.

El amor no es solo un sentimiento, también es una forma de ser y de ver la vida

4 comentarios:

Anónimo dijo...

amiga, he sido a traves de el tiempo, una victima fiel a ataques de celos, al punto de mezclarlo con orgullo, terrible error, resultado, perdi mi familia, hoy me hace falta..

los celos, te dañan y acaban, con la mejor relacion de el mundo.
el amor lo puede todo....

Chef Pablito dijo...

Tremendo post. Tremendo comentario de parte de anonymous...

Solo voy a añadir que, detrás de cada persona celosa, hay un Ser Humano con MIEDOS.

Sin celos se vive feliz..!

Francisco dijo...

Si estas seguro de ti mismo, no tienes por que sentir celos. Debe haber amor y confianza para evitar los celos.

caminante dijo...

El post me gusto bastante. los celos son solo parte de la inseguridad de los seres humanos. pero no hay ser humano que pueda decir que no ha sentido celos alguna vez, pero es como te controlas en esas situaciones lo que hace la diferencia.